Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

jueves, 30 de junio de 2011

NADIA, por Eva Marabotto, de Buenos Aires, Argentina

Hubo una época en la que el pueblo se podía llamar próspero. Había empezado como un puñado de casas de los empleados del ferrocarril, pero llegaron los estancieros, deseosos de tener una casa en la ciudad para que sus hijos pudiesen ir a la escuela y sus hijas pasear del brazo por la plaza buscando novio. Después vinieron los comerciantes para ofrecer mercancías y servicios.
            Pero estaba el hastío. En el pueblo nunca pasaba nada. Sólo un tren que llegaba cansado y jamás traía novedades salvo el regreso de algún hijo pródigo que había ido a probar suerte a Buenos Aires y volvía  a contar sus triunfos. Estaban las matinés del cine y alguna que otra fiesta en la sociedad de fomento. Esa era toda la diversión para grandes y chicos.
            Hasta que apareció el circo. Pero antes llegaron mil historias de pueblos cercanos que lo describían. Hablaban de animales feroces, enanos pintorescos y muna mujer barbuda y atletas capaces de grandes proezas.

miércoles, 29 de junio de 2011

LITURGIA FUNERARIA, de Rocío Troyón, Buenos Aires, Argentina


En plena liturgia funeraria apareciste con tu ex. Morocha, de ojos marrones, insulsa y con cara de aburrida devenida en cara perfecta para la ocasión. No supe que era tu ex hasta que al ponerme los anteojos pude comprobar que tenía ese lunar imperceptible en la mejilla izquierda igualito al mío. Pero como sos un tipo ubicado, vos que vas a los funerales ajenos con tu ex, no le dabas la mano ni le secabas las lágrimas a “ella que los funerales la sensibilizaban, sean de quien sean”.
            Siempre que hablabas de tu ex, cerraba los ojos y con la bronca contenida te estampaba la cara de un sopapo en mi imaginación. Después los abría y disparaba mi sonrisa falsa, de la que hice uso y abuso mientras estuvimos juntos, porque te quería mucho hasta que hablabas de tu ex.
            Y ahí estábamos los tres, por primera vez, en plena liturgia funeraria. Ella parecía no saber siquiera quién era yo. Eso me irritaba porque significada que a tu ex no le hablabas de tu ex como lo hacías conmigo. Esa práctica terapéutica gratuita nos fundió.

lunes, 27 de junio de 2011

NOVEDADES EDITORIALES - ELOISA CARTONERA AL RESCATE DE LA CIENCIA FICCIÓN


ELOISA CARTONERA AL RESCATE DE LA CIENCIA FICCIÓN

Desde marzo la editorial Eloísa Cartonera lanzó un club de lectores que apunta tanto a los fans de los libros-objeto como a los devotos de la ciencia ficción. Se trata una colección de diez títulos inconseguibles editados mes a mes en formato cartonero. Entre ellos está  “Sueños de Robot” de Isaac Asimov, un libro pionero del género con prólogo del mismo Asimov. Pero también “Mañana Será Así”, de Robert Shechley y “Pesadillas” de Kurt Vonnegut, que fueron editados en marzo, abril y mayo respectivamente.
            El título de junio es “Estafador Interestelar” de Harry Harrison y los de julio y agosto “El Congreso de Futurología” de Stanislaw Lem, sobre las memorias del astronauta Ijon Tichy y “Fluyan Mis Lágrimas” de Philip Dick.Pero habrá un texto mensual hasta diciembre.
            La edición se realiza por suscripción ya sea mensual o para la colección completa. Es numerada, firmada por los trabajadores y realizada íntegramente a mano. La tapa de cada libro  es única, pensada especialmente para cada lector. Para más detalles se puede consultar la página de la editorial: www.eloisacartonera.com.ar
            Eloísa se autodefine como “la editorial más colorinche del mundo” y surgió en plena crisis de 2001 como un proyecto que aúna la actividad editorial con la generación de una fuente de trabajo para los cartoneros. Las páginas de los libros son de cartón pintado y en su cuidada selección de títulos se encuentran obras de autores de culto como los argentinos Fogwill, César Aira, Fabián Casas, Juan Diego Incardona y Washington Cucurto, el creador de la movida cartonera. Pero también tiene un texto del mexicano Mario Bellatín y generó el surgimiento de editoriales similares en distintos lugares de América Latina.

MELINA, por Irene Avilés de Buenos Aires, Argentina.

Cuándo nos casamos fuímos a vivir a Temperley, en un minibarrio que se llamaba “Nueva Italia” a pocas cuadras de la avenida principal.

Era un chalet grande con dos departamentos atrás, el primero era el nuestro, amplio cómodo y luminoso. Pero veníamos de Barracas donde dejamos a  todos nuestros amigos y parientes, así que no creía que duráramos mucho tiempo en el culo del mundo.

La dueña de la casa era una señora italiana de mediana edad, enfermera, lo mismo que sus dos hijas mayores ya casadas, en el Hospital Siquiátrico que quedaba a pocas cuadras; un loquero famoso. 

Tenía un temperamento volcánico que solía sacar a relucir para hablar pestes de la Argentina y yo le hacía frente, lo que desataba discusiones donde siempre terminaba mandándola a la mierda y para rematar, invitándole a volverse a Italia.
Y estaba Melina la hija menor, soltera, muy joven, una belleza rubia impresionante que nada tenía que ver con el aspecto y carácter del resto de la familia: morochos, gordos , retacones y con  mala leche, todos del mismo pueblo de Sicilia.

viernes, 24 de junio de 2011

AGRADECEMOS A LA PRESTIGIOSA REVISTA LITERARIA ESPAÑOLA "ALMIAR MARGEN CERO"

POR HABER PUBLICADO EL CUENTO DE CARLOS NAHAS "FOTO - GRAFÍAS"
PARA VER LA PUBLICACIÓN DEBEN IR A http://www.margencero.com/almiar/?p=1053
MUCHAS GRACIAS


MARIPOSAS AMARILLAS, Elizabeth Oliver de Ábalos, de Montevideo, Uruguay

Camina Mauricio pateando latitas por la arruinada vereda, taciturno y cabizbajo, sumido en pensamientos que  de tan jodidos   le retuercen las tripas…
Sube UTE, OSE, ANTEL, los combustibles… y atrás de eso subirán hasta los tristes fideos cavila ¿cómo hará para comer ahora?
Desempleado crónico, buscador de changas que ya no reclama nadie, hurgador de tachos limpios que guardan porquería mugrienta… y sin huevos para robar siquiera una manzana del piso de algún puesto.
Pero el tarifazo no lo alcanza del todo. Por lo menos —se jacta— con una sola lamparita alumbra el rancho, trae agua del surtidor de la esquina, y no tiene teléfono ni auto.
Casi a las seis, con las manos en los bolsillos y un tango en el silbido, llega al hospital. Muestra la tarjetita arrugada por el uso y pide un número. "Está vencida"  — le dice la mujer de túnica de atrás del mostrador —  "tiene que renovarla."

AIRADOS E INDIGNADOS, por Vicente Adelantado Soriano, de Valencia, España

Por violencia entiendo la pena y el dolor que obligan a uno a cambiar de parecer.
Platón, La república

En toda sociedad hay una serie de premisas asumidas que ni se discuten ni se critican, y que todos sus componentes aceptan como verdades universales e inmutables. Es la filosofía no escrita, filosofía con la cual, al parecer, toda la sociedad está de acuerdo, y que, por lo mismo, rara vez se revisa o se cuestiona. Así hace años se echó tierra, enseguida, sobre una polémica que ni llegó a surgir. Se produjo dicha polémica por un supuesto caso de explotación sexual juvenil. La sociedad, ante dicho caso, y como no podía dejar de suceder, se rasgó las vestiduras indignándose y escandalizándose por el abuso sexual a unas menores. Un joven profesor entonces, fallecido no hace mucho, se indignó contra lo que consideraba una terrible hipocresía de la sociedad: “Esta -clamó indignado- ni se moviliza ni abre la boca cuando a personas jóvenes las tienen en fábricas o en talleres trabajando doce horas diarias y con un sueldo de miseria; es un tabú; no lo hacen porque se ganan el sueldo con sus manos y sus ojos o sus pies; pero si lo hacen con otras partes del cuerpo, aunque estén muy bien pagadas, entonces, ¡válgame Dios! allí se puede montar la de Dios es Cristo”. Y así fue, y así sigue siendo. Como decía dicho profesor de cintura para arriba todo está permitido, y a partir del ombligo, es tabú. ¿Cabe mayor necedad? Es, por supuesto, una filosofía rara vez discutida.

jueves, 23 de junio de 2011

RICARDO CORAZÓN DE LEON ©, por Carlos Alejandro Nahas, de Buenos Aires, Argentina

Ricardo era de familia acomodada. Padre abogado y madre médica. El era el menor de seis hermanos. A duras penas terminó el secundario y luego de mucho insistir sus padres se anotó para la Carrera de Maestro Mayor de Obra, carrera menor comparada con la de sus progenitores, pero profesión al fin.
            Abandonó a los seis meses y fue un cabeza fresca durante años. Hasta que la pegó con un emprendimiento productivo que de la nada le dejó como seis departamentos. Fundó una constructora y financiera, y orillando los cuarenta era todo un potentado.
            En las reuniones familiares el comentario era su falta de cultura, pero familia clase media con ínfulas de más - al fin y al cabo – era el orgullo de la familia por su alto poder adquisitivo. Cada vez que llegaba no faltaban regalos suntuosos para todos, sobrinos, hijos, padres, abuelos. Y ello si no era navidad. Para esas fechas todos esperaban a “Ricardito” porque sabían que sus presentes eran obscenos. Y todos le hacían el coro porque sabían para donde disparaba el vil metal.

miércoles, 22 de junio de 2011

TRES 7.62, por Leonardo Sle, de Buenos Aires, Argentina

Un telón acuoso y nocturnal, permitía ver malamente desde el puesto central el ala Este del edificio. Dentro de “La chanchera”, casamata aislada en su primer piso asomándose sobre los tachos de desperdicios, la silueta apenas entrevista de un soldado, con su casco, capote y la punta del fusil.
El suboficial principal Faldutti, soportaba resignado los achaques de su edad poblada de incontables guardias en cuarteles, oficinas navales y algún que otro buque, juntando años en procura de  jubilarse con la máxima remuneración posible.
A su lado entintado de rojo por el reflejo del calentador eléctrico, Lencina, el cabo de cuarto([1]) que le había tocado en suerte esa noche chupaba la bombilla silencioso y reconcentrado.
El cabo primero Lencina, como casi todos sus iguales, vieron el agua grande recién en el servicio. Venían de otros mares, de piedra, frío y silencio, o de salitre, calor y silencio, o quizás de vastedades de pastos verdes, viento y silencio.
Nunca dejaba de ser perturbador verlo recorrer los puestos de guardia con el fusil a la cazadora, pardo, chuzo y opaco, amenazante en su estatura.
La puerta de lata chirrió al abrirse.
--¿Y vos que hacés acá a esta hora Ferrari?
-- Estoy encanado suboficial.
--Vení, ya que estás al pedo, cebá mate. Y no me quemés la yerba que si no te hago seguir en cana. ¿Entendiste?
--Sí suboficial.
--¿Cuánto te dieron?
--Siete días.
--Tenés que haber hecho alguna cagada grande para comerte una semana adentro.
--Y sí... depende como se mire.
--Estos pendejos son todos iguales. Siempre le buscan la vuelta, quieren caer parados como los gatos. No depende un carajo. ¿Qué hiciste?
--Vacié un cargador de FAP([2])  sobre un tren, mientras estaba en instrucción.
--Estas loco. ¿Balas de guerra o de salva?
--De fogueo.
--Estás loco igual. ¿Te vio alguien?
--Todos. Cuando disparé desaparecieron todos de las ventanillas. Se deben haber tirado al piso.
--Seguro, los tiros de verdad son humo y  plomo, impresionan más los de mentira que son puro fogonazo y ruido. Che, ¿eso no pasó la otra tarde, cuando mataron a Krapf?
--Delante de mí, justo delante. El michi([3]),  perdón, el Guardiamarina Krapf venía derechito a levantar mi puesto, después del ejercicio y ahí justo cuando pasaba el tren, sonaron tres tiros y lo vi caer como un  muñeco. Me puse loco y disparé.


[1] Suboficial de baja graduación encargado del relevo de los puestos de guardia.
[2] Sigla de Fusil Automático Pesado
[3] Mote despreciativo hacia el Guardiamarina (primer grado de la oficialidad de la Armada).

martes, 21 de junio de 2011

PEDACITO DE MAR, por Rocío Troyón, de Buenos Aires, Argentina


Miré alrededor y como nadie me estaba observando no dudé en robarme un pedacito de mar y guardarlo en mi bolsillo. Mi mamá siempre dice que "vergüenza es robar y que te vean", así que ni tuve que ponerme colorada.
            El problema fue que el mar estaba un poco apretado. Por momentos se asomaba y tenía que cubrirlo con la mano o ponerme la mochila de lado para que no se escape. Al mismo tiempo debía controlar la sonrisa delatora que se había apoderado de mi cara ante tamaña locura. No sólo estaba faltando a uno de los diez mandamientos y cometiendo un acto delictivo, sino que estaba entusiasmada de hacerlo y la adrenalina recorría mis venas aumentando los latidos sin precedentes. El corazón por la boca, como dicen. Sentía que todo el mundo escuchaba ese bombeo descontrolado.
            Entonces empecé a cantar para disimular el ruido cronometrado que no dejaba de sonar. Pero nunca fui buena para desenvolver muchas actividades al mismo tiempo: caminar, cantar, escuchar mi corazón y el pedacito de mar que seguía amenazando con frustrar mi objetivo. Sin embargo, la suerte estaba echada y, sin saberlo, estaba echada a mi favor.
            Cuatro chicos que estaban jugando al tejo a metros de la orilla me miraron con recelo cuando pasé cantando y con la mano tapando el bolsillo, pero bastó mi sonrisa de niña para disipar las sospechas. Así también un hombre que estaba pescando lanzó una mirada fulminante para callar la voz que estaba ahuyentando sus presas, pero evadí su fusil y seguí mi paso a ritmo con esa ansiedad que te consume al acercarte a la gran meta.
            Lejos ya de la playa, saqué el pedacito de mar de mi bolsillo para asegurarme de no haberlo aplastado a causa de los nervios. Estaba en perfectas condiciones. ¡Qué emoción! En sólo media hora había conseguido lo que ninguna religión, invento tecnológico ni algún loco científico lograron hasta el momento: la fórmula de la felicidad. Llegué a casa cuando el viento terminó de secar mis lágrimas, puse el pedacito de mar bajo la almohada y prometí atesorarlo en secreto para siempre. A veces hay que ser un poco egoísta para ser feliz.



ASI, por Silvia Fabiani, de Buenos Aires, Argentina


Así,  aspirando tú aliento,
que la tierra detenga su girar
Sin preguntar,
 ninguna explicación
Tocarte los contornos y grabar en mi mente
cada rasgo de ti
Ese murmullo de la lluvia
que acompasa el movimiento sutil
de nuestros cuerpos.

lunes, 20 de junio de 2011

NOVEDADES EDITORIALES - UN MAESTRO DE GUILLERMO SACCOMANNO



El miércoles en la Biblioteca Nacional Guillermo Sacommano conversará sobre su último libro Un maestro con Horacio González y Angela Pradelli.El texto que publicó este mes la editorial Planeta se inscribe en el género de no ficción y relata a modo de crónica la vida de Nano, un amigo de Sacommano, compañero del servicio militar al que creyó muerto y reencontró después de muchos años.
            La vida de Nano le sirve al autor de Bajo Bandera y El Pibe para narrar la historia de una generación comprometida y militante. Oscar Balbo, el Nano, militó en el peronismo durante la proscripción de la década del 60, sobrevivió a las torturas tras ser detenido el 24 de marzo de 1976, marchó al exilio con la ayuda de monseñor Jaime de Nevares, fue alfabetizador en la Patagonia y protagonizó las luchas docentes tras el asesinato del maestro Carlos Fuentealba, pero jamás perdió la esperanza de transformar la realidad.
             Un maestro es una evocación de la militancia y los ideales perdidos, pero también el retrato de un compromiso. "Contar, si tiene un sentido, te estimula, te da gusto, te cambia el humor. Porque sabés que sirve para algo”, dice el Nano aen el libro. Una idea que quizás el autor quiere compartir con sus lectores.

EL VIAJERO DE LA ALCARRIA, por Ramón Cabrera Naveiras, de España


Este cuento ganó el “Segundo premio del Certamen literario “Villa de Medellín 2005” (Badajoz).


“Le agradezco que mi libro le haya inspirado este relato” (C.J. Cela, Premio Nobel)

“La Alcarria es un hermoso país al que a la gente no le da la gana ir”
De Viaje a la Alcarria, de Camilo José Cela.

“Unos niños que están sentados en una cerca miran para el viajero…”

Esto es lo que escribió el viajero.
Luce el sol sobre Gárgoles. Andrés, con otros muchachos de su edad, baja corriendo por los pinos, estrechos y mal trazados senderos de la loma, entre tapias de adobe y viejas casas de pueblo. Sudorosos, inquietos por la curiosidad, todos se sientan en silencio a la sombra que ofrece la pared de una cueva. Desde allí pueden ver al desconocido que al otro lado de la calle se afeita, sin prisas, delante de un pequeño espejo que cuelga de un clavo en la puerta misma del parador. Es alto, delgado, de rostro triangular y frente amplia y despejada. Lleva los cabellos hacia atrás y están revueltos, como si a lo sumo se los hubiese peinado con los dedos. Va en camisa y los pantalones, anchos, grises, le cuelgan largos y arrugados.

viernes, 17 de junio de 2011

LA VOLUNTAD DE PEDRO. Por Miguel Ábalos, de Montevideo, Uruguay


Tuve un amigo que sentía pasión por los teléfonos celulares. Siendo un hombre de negocios y además muy  mujeriego  -a pesar de estar "felizmente" casado-  el pequeño aparatito le era imprescindible y no se separaba de él en ningún momento. Una vez llegó a decirme con mucha seriedad, que le había pedido a su señora que el día que le tocara morirse... le diera sepultura con su celular.

jueves, 16 de junio de 2011

HUAQUI, por Eva Marabotto, de Buenos Aires, Argentina


No sabría calcular cuántos éramos. Cientos. Quizás miles. Los menos veníamos ilesos, pero con la vergüenza y el dolor pintados en el rostro. La mayoría traía heridas en la cara, un hombro, los brazos. Por eso íbamos a los tumbos, ayudándonos los unos a los otros para avanzar, reprimiendo el temor de encontrarnos con algunos de los de ellos que hubiesen salido de ronda para festejar la victoria.
            Caminábamos en un silencio apenas interrumpido por los ayes de dolor de algún herido. De vez en cuando algunos de los habitantes de las casas que había en el camino salían  a vernos pasar. Había quien tenía la burla pintada en el rostro y hasta se animaba  a hacer alguna chanza. Pero ninguno de los nuestros tenía fuerzas para responderle. Otros mostraban compasión y ofrecían un vaso de agua o un lugar para recuperar el aliento a algún desfalleciente.

FINALIZAMOS CAPÍTULO DE AGRADECIMIENTOS

Finalmente, Eva Marabotto quiere agradedecer a:

*  La Revista Literaria Brasilera "Guatá, cultura em movimiento" la publicación de su cuento "LA AVENTURA" (ir a  http://www.guata.com.br/Tirando%20de%20letra/_110314TL_la_aventura_por_eva_marabotto.html)

*  "ALMACÉN Y SOBRERERÍA SANTA FE" , de Colombia, que publicó su cuento "CAROLA" (ir a http://docs.google.com/viewer?a=v&q=cache:8TR-1pQ-TdIJ:www.tuugo.com.co/Companies/almac%25C3%25A9n-y-sombrerer%25C3%25ADa-santa-fe/12300068346/almac%25C3%25A9n-y-sombrerer%25C3%25ADa-santa-fe.pdf+eva+marabotto&hl=es&gl=ar&pid=bl&srcid=ADGEESh3-JT9AsqVoGX-RylyVRM900Xd-s07lkyYsoGYX9t0wF4LgLlD_QrjgV-J2pwOKGq-CeUgT89h4SRQI88P26vJItBMNRakiazoWc1IjRzWUq4vRfiUpwyD0XyHw6gwWj9eynmj&sig=AHIEtbQdjD2yZc0JjSpv7E2iTgnXzB2W2g).

*  A la Revista Literaria "La Aventura" de España que también publicó su cuento "LA AVENTURA" (ir a http://www.bligoo.com/explore/article/1496608/La-aventura.html, y

* A los blogs de Brasil "REMISSION TIGBLOG" (http://remisson.tigblog.org/post/4473639?setlangcookie=true) y NOSSO MUNDO (Ir a http://nossomundo.bligoo.com.br/content/view/1496608/La-aventura.html) por publicar también "LA AVENTURA".

Gracias a todos!!

EN OTROS LUGARES

La revista literaria "Art Teatro" también ha publicado un poema de Carlos Nahas "Ese ardiente objeto de deseo"

Muchas gracias!!

Para verlo ir a http://paper.li/IXCHELDNIZ/1299258680/

¡¡ MUCHAS GRACIAS A LA REVISTA "OCIOZERO"!!


POR HABER PUBLICADO UNO DE LOS CUENTOS DE LOS EDITORES DE ESTE BLOG, CARLOS ALEJANDRO NAHAS (EL CUENTO ES "LA COMEHOMBRES").

DICHA REVISTA ES MUY RECOMENDABLE, Y NO ES BLOG, ES "REVISTA" CON TODAS LAS LETRAS. PUEDEN IR A LOS LINKS RECOMENDADOS DE ESTE BLOG QUE LA ENCONTRARÁN

DESDE BUENOS AIRES Y DE NUEVO, GRACIAS

PARA IR: http://www.ociozero.com/22251/la-comehombres

miércoles, 15 de junio de 2011

lunes, 13 de junio de 2011

NOVEDADES EDITORIALES - EL CUADERNO DE MAYA DE ISABEL ALLENDE


En El cuaderno de Maya, la novela que acaba de publicar Plaza y Janes, Isabel Allende vuelve a elegir una protagonista femenina. Y elige llamarla con un nombre que le da sentido al texto, su   novela: Maya. “. Me pusieron Maya porque a mi Nini le atrae la India y a mis padres no se les ocurrió otro nombre, aunque tuvieron nueve meses para pensarlo. En hindi, maya significa "hechizo, ilusión, sueño". Nada que ver con mi carácter. Atila me calzaría mejor, porque donde pongo el pie no sale más pasto”, escribe la protagonista.
Hace algunos meses la autora confesó que la historia de la protagonista estaba inspirada en sugerencias de sus nietas. Me preguntaron cuándo iba a escribir algo que a ellos les interesara, algo contemporáneo y con suspenso”, dijo la novelista al diario chileno "La Tercera".

viernes, 10 de junio de 2011

"Todas las Artes Argentina" en Montevideo !!!!


Los invitamos a visitar el blog de nuestros amigos Eliza y Miguel de Montevideo y de paso ver la presencia de nuestro blog allende el Río de la Plata.

Han publicado a Carlos Nahas su cuento "Gracias, Caja de Empleados"

¡¡Gracias amigos Eliza Oliver de Ábalos y Miguel Ábalos!!

Ver: http://blogs.montevideo.com.uy/hnnoticiaj1.aspx?46485

jueves, 9 de junio de 2011

LA VIDA ES UNA GRAGEA ©, por Carlos Alejandro Nahas, de Buenos Aires, Argentina.

Graciela tenía ese persistente insomnio desde muy jovencita. Antecedentes familiares, había. Sin embargo se desató con toda crudeza cuando entró a la facultad. Dormía mal y salteado. Estudiaba de noche y dormía de tarde porque decía que la noche era el momento propicio del día para concentrarse mejor.
            Termos y termos de café se preparaba para estar despierta en las horas donde los normales sueñan. Y así hizo arquitectura, entre planos, tiralíneas y cafés. El problema era cuando llegaba el alba y Morfeo no tocaba. Su mamá le alcanzó la primera pastilla. Un inocuo “Alplax”, en realidad medio. Para que pudiera dormirse a la mañana.

miércoles, 8 de junio de 2011

MIS CONVERSACIONES CON AZORÍN. TODA ESTÉTICA TIENE SU LADO POSITIVO, por Vicente Adelantado Soriano, de Valencia, España

Nada hay más agradable, en el otoño, que dar un paseo, un domingo por la mañana, con un buen amigo. A ser posible por caminos solitarios, sin tráfico, a fin de que nada ni nadie interrumpa la conversación o los silencios. A lo lejos se ven las azuladas montañas con las primeras nieves en sus cumbres. Los bordes del camino están alfombrados por las marrones hojas de los plataneros, y un poco más hacia allá se oye el monótono correr del agua. Es un riachuelo pequeño, pero de aguas claras y limpias, frescas.
Es una mañana no muy fría, soleada, y por un camino similar al descrito, paseamos un domingo Azorín y yo. Fue él quien comenzó a hablar.

lunes, 6 de junio de 2011

NOVEDADES EDITORIALES - BLANCO NOCTURNO DE RICARDO PIGLIA

La semana pasada el gobierno de Venezuela concedió el Premio Rómulo Gallegos a la novela Blanco nocturno del escritor argentino  Ricardo Piglia. La obra publicada por Editorial Anagrama en 2010 ya va por su tercera edición y fue galardonada en mayo con el Premio de la Crítica en España.
Con Blanco nocturno Ricardo Piglia vuelve a la novela, tras el éxito de Plata quemada hace 13 años, y a 30 del impacto que causó en las letras argentinas la aparición de Respiración artificial. En su obra más reciente narra la historia de Tony Durand, un portorriqueño que llega a un pueblo de la llanura bonaerense en busca de las gemelas Belladona, con las que entabla un triángulo pasional. Pero la obra también cuenta la obstinación de Luca, el hermano de las gemelas por defender una fábrica en la que depositó todas sus esperanzas.
“En realidad, Luca es mi primo. Él tenía una fábrica, y tuvo una crisis porque las cosas iban mal y su hermano pensó que lo mejor era tener una sociedad anónima. Un día Luca se encontró la fábrica en manos de desconocidos, y le dio una especie de ataque. Empezó a escribir sus sueños en las paredes de la fábrica“, le confesó el autor a la periodista Leila Guerriero en una entrevista publicada en Babelia, el suplemento cultural del diario El País de España.

MI SOMBRA, de Stella Maris Berdini, de San Luis, Argentina


Perdí mi sombra
En una noche de hastío.
Quedé sola
muriendo a ratos.

Sola sin mi sombra
Entre tinieblas.

HOY TE NECESITO TANTO!, por Gloria Espinosa Alzate, de Ibagué, Colombia


Hoy te necesito más que nunca,
¡Te necesito tanto, tanto!
De nuevo mis ojos se convierten
En un mar solo por tu ausencia
Y sus cristalinas aguas se agolpan
En mi cara, después ruedan sin cesar,
Descienden por mi cuerpo entero
Inundan mi alma triste y vacía
Y un alud de emociones me atacan,
Una avalancha de sentimientos
Que me producen dolor, hacen fila
Y siguen viento en popa presentes
En mi vida...mi vida tan vacía...
Tan solitaria...tan triste sin ti
Porque no te tengo y te necesito.

viernes, 3 de junio de 2011

LA BICICLETA ROJA, por Elizabeth Oliver de Abalos, de Montevideo, Uruguay


A mis cinco años, cuando vivíamos en la calle Ponce, era poco común que alguien tuviera una bicicleta si no la usaba como medio de transporte. Por eso en mi casa no había, como tampoco la tenían los vecinos cercanos y ni siquiera mis primos. Eran carísimas en esa época, se vendían al contado y sólo la gente muy acomodada estaba en condiciones de gastar tanto dinero con el fin de destinarla a entretenimiento de los niños.
Sin embargo enfrente, en la casa de mi abuela materna, una bicicleta nueva y hasta empadronada, dormía en el garaje junto con todo lo que allí estaba en desuso. Alguien se la había entregado a mi abuelo para su hija menor, como pago de vaya yo a saber cuál de las genialidades exclusivas que sólo él era capaz de crear. A mi tía nunca le interesó, pero yo me quedaba horas mirándola… aun sabiendo que tendría que esperar muchos años antes que decidieran dejármela usar.

jueves, 2 de junio de 2011

EL ANTIFAZ VIOLETA, por Eva Marabotto, de Buenos Aires, Argentina


Roberto estaba loco por Beatriz desde hacía años. Ella había terminado la primaria y empezó a trabajar en una oficina del centro. Salía temprano, a la mañana, con su melena enrulada y sus ojos clarísimos. Medio barrio la piropeaba al verla pasar.
            El era  compañero de correrías de José, el  hermano mayor de ella. Andaban pegados desde que les tocó sentarse juntos el primer día de clases de primer grado, en la escuela 34. Entre los dos armaron el primer barrilete. Pero también habían estrenado el mismo día los pantalones largos y fumaron a medias el primer paquete de Particulares.

miércoles, 1 de junio de 2011

DON JUAN DE ZABALETA. LOS ERRORES CELEBRADOS, por Vicente Adelantado Soriano, de Valencia, España

Según los diversos prólogos y estudios de sus obras, don Juan de Zabaleta nació en Madrid en 1610[1]. Parece ser que murió en la misma capital unos sesenta años después tras padecer una enfermedad que lo dejó ciego. Escribió obras de teatro colaborando con varios autores de su época, Calderón de la Barca entre otros.
Don Juan de Zabaleta, sin embargo, es conocido por sus obras en prosa, Errores, celebrados de la Antigüedad, (1653), Día de fiesta por la mañana,(1654), Día de fiesta por la tarde, (1660), a las que cabría añadir unas cuantas obras más. Pero son las citadas aquí las que todavía se editan, y las que todavía se pueden encontrar con una cierta facilidad.
Al parecer era proverbial la fealdad de nuestro autor, cosa que provocará, como sucediera con Juan Ruiz de Alarcón, las pesadas bromas de sus contemporáneos. De esa fealdad se ha deducido, quizás con excesiva frialdad, su carácter introvertido y su misoginia, no más áspera que la de otros autores de su época. La misoginia de Zabaleta, sin embargo, a veces, no está exenta de un cierto humorismo, creemos. Baste con leer el Error VIII donde se “celebra” a las mujeres poetas: