Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

viernes, 30 de noviembre de 2012

miércoles, 28 de noviembre de 2012

CANTA CORAZÓN © por Lilian Viacava, de Montevideo, Uruguay


Canta corazón, no llores
Canta corazón, que se va la vida
Brilla corazón, baila corazón
Muéstrame la gloria,
De tener en tu memoria
Toda mi emoción.
Canta corazón, no llores
Que la vida es breve
Resplandor de nieve
Canta corazón que se va la vida
Brilla como el sol
Muéstrame la gloria,
Canta mi canción
Canta su canción
Brilla y canta
Corazón,
Dame tu calor

lunes, 26 de noviembre de 2012

EL CUERVO BLANCO DE FERNANDO VALLEJO - NOVEDADES EDITORIALES



El cuervo blanco puede leerse como una biografía, pero también como un expediente canónico motivado por el deseo de llevar a la canonización al colombiano Rufino José Cuervo. La nueva novela de Fernando Vallejo, editada por Alfaguara, recorre la vida y la obra monumental de un hombre insólito: formado para ser presidente Cuervo se dedicó pro entero a su pasión por el idioma español. Dejó su país para no volver y acometió una obra colosal: el Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana. "Cuervo es el personaje más puro, más noble y el alma más grande que ha tenido Colombia", dijo el autor durante la presentación del libro en la Feria del Libro de Bogotá.
            Además de adentrarse en los avatares de la vida de Cuervo la obra de Vallejo lo homenajea a partir de disquisiciones sobre el idioma español, ciertos términos y los matices que distancian las variantes habladas en la Península Ibérica y en Colombia.
            Fernando Vallejo Rendón nació en Medellín, en 1942.  Recibió  numerosos reconocimientos por sus obras, incluido el Premio Rómulo Gallegos y el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances. Dos novelas suyas —El desbarrancadero y La virgen de los sicarios figuran en los 15 primeros lugares de la lista confeccionada en 2007 por 81 escritores y críticos latinoamericanos y españoles con los mejores 100 libros en lengua castellana de los últimos 25 años. 

PRECOCES, por Francisco Neira, de Buenos Aires, Argentina



Dentro del corazón de la provincia de Buenos Aires, en el pueblo de Suárez, hubo una vez la historia de dos amados con trágico destino.
Ella, Julieta, era la joven más elegante de los cerealeros de la zona.
Él, Romeo, era el apuesto hijo del alcalde de Suárez.
Hubo un primer encuentro en la calle céntrica, donde se miraron y se siguieron. Un amigo en común los hizo conocer en una fiesta, donde se besaron por primera vez.

viernes, 23 de noviembre de 2012

AQUEL DÍA EN LA VIDA DE ANTOÑITO MELERO INFANTE, por Salvador Alario Bataller, de Valencia, España.



Fuente: LA EVA IMPOSIBLE (2012), Salvador Alario Bataller. Lulu.com, USA.

Si había en la provincia diez personas mimadas por la diosa Fortuna, una era, sin duda, el jerarca de los Melero Infante. Su familia siempre había tenido muchísimo dinero. De hecho, de joven había vivido en un palacete en el centro de la capital; la casa la atendían seis criadas y su padre tenía cochero uniformado que lo llevaba acá y acullá al requerimiento de sus negocios o a la molicie de sus queridas. Además estaban las empresas, las fincas agrícolas, los montes, el náutico, los solares y el piso en París.

jueves, 22 de noviembre de 2012

NOCHES DEL TRÓPICO, por Eva Marabotto, de Buenos Aires, Argentina



Entendeme bien, en ese entonces no es que estuviésemos mal o en crisis con la patrona, pero llevábamos 18 años de casados. Sabés lo que es eso? Al otro ya lo conocés de memoria. Las cosquillas, los lunares, el pelo, las mañas. Cierto que ésa es una ventaja porque no caés en el error de regalarle zapatos de taco cuando ella usa chatitas. Pero la relación va perdiendo sorpresa, esa incertidumbre que te mantiene atento. No sé.
            Y ella que va y me insiste con ir al sur de Brasil. Que no salía caro, que podíamos alquilar una casita y cocinar todos los días. Y yo pensé que se lo debía y que el sol, la playa, el clima subtropical, la caipirinha iban a hacer maravillas con nuestra pareja. Rescatarnos de la rutina y de un cierto hastío. No sé, devolvernos la fantasía que se nos quedó perdida en la noche de los tiempos.

martes, 20 de noviembre de 2012

YO SÉ, por Gladys Cepeda, de Avellaneda, Argentina



se que la lluvia con su lento transcurrir
tal vez borre huellas
que dejan mis pasos
pero me gustaría
además que  borre  rastros
que en mi va dejando el tiempo
desgastado, deshecho
 así recuperar sueños profundos  hechos voluntad
de miles de civilizaciones
y en mi se reflejen
como  un retrato
Antigona, la Pasionaria
Frida Kalo, Lola Mora,
la Maga, Rigoberta,
o pescadoras de puertos lejanos
al sentir la simpleza
de la gota gélida
al recorrer mundo 

lunes, 19 de noviembre de 2012

MR GWYN DE ALEJANDRO BARICCO - NOVEDADES EDITORIALES


Jasper Gwyn, el protagonista de la úiltima novela de Alejandro Baricco que acaba de publicar Anagrama, es escritor y ama la vida. Pero se plantea detener su trabajo en una búsqueda existencial. En el camino encuentra a una cómplice ideal: una joven que recoge los vestigios de su misterio."Un himno a la escritura como vocación contrapuesta a la escritura como profesión", definió el crítico italiano Sergio Palumbo.
Alejandro Baricco es licenciado en Filosofía y se convirtió en un fenómeno literario mundial con la publicación de la novela Seda en 1996. En 2003 colaboró con el dúo francés de música electrónica Air en el disco City reading (Tre storie western), en el que él leyó fragmentos de su novela City. Publicó además Tierras de cristal, Océano mar, Sin sangre y Emaús.

viernes, 16 de noviembre de 2012

T H A L I B, por Ramón Cabrera Naveiras, de España


Primer premio Sed Rioja 2002 (Logroño)
Primer premio Fundación Francisca Adrover y Diario BN 2022 (Palma de Mallorca)

Conocí a Thalib, un bosnio musulmán, antes de que comenzara la guerra en la antigua Yugoeslavia. Cumplidor y respetuoso, trabajaba de peón en la empresa constructora encargada de remodelar mi casa de campo. Cuando a mediodía los restantes obreros salían a almorzar al restaurante, él se quedaba solo bajo el porche con un bocadillo, unas almendras, unos dátiles y un refresco de naranja. Si me veía rondar a esas horas por allí, me saludaba con tímidas sonrisas o me ofrecía generoso alguno de sus frutos secos. Me di cuenta pronto de que la soledad le agobiaba y un día, para hacérsela menos penosa, me entretuve con él un rato. Aproveché para preguntarle por su país de origen. Sus ojos se le iluminaron.

-Tú has de venir a verlo –me dijo.
Y en su más que aceptable castellano –no en vano llevaba ya varios años en España-, me mostró en breves frases la pasión por su tierra.
Desde ese día nuestras charlas a la hora del almuerzo se hicieron habituales. Y es que Thalib sabía describir Bosnia de forma seductora. Me hablaba con tal sensibilidad de sus campos, de sus bosques, del correr de los ríos, de los cielos rojizos al atardecer, que terminé por desear su compañía. Yo le escuchaba con admiración, sorprendido de que aquel hombre, en apariencia inculto, fuera capaz de esa riqueza expresiva.

jueves, 15 de noviembre de 2012

COAGULANTE ©, por Carlos Alejandro Nahas, de Buenos Aires, Argentina


Nota del autor: Este cuento está basado en una historia real

Corría julio, el mes más extremo para correr ese “Ultramaraton”. Pero Uri, acostumbrado ya a las tremendas carreras en el desierto argelino y marroquí, confiaba en sus fuerzas y en su afanosa preparación física. Daban fe de ello cientos de kilómetros disputados ya en muchos países, con climas abrumadoramente adversos, con los pies llagados y al borde de la extenuación.
Jamás en su vida había abandonado carrera alguna. En un par de ocasiones hasta llegó primero. Sintió que esta vez era su oportunidad. Sabía en su fuero íntimo que ahora sí estaba preparado y se anotó.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

AY MARÍA TOÑA© , por Lilian Viacava, de Montevideo, Uruguay

                                                                                                                             FORUA 2009
Ay María Toña
Tus pasos de ayer
Cuando por mi calle
Yo te vi correr
Cargando cuadernos
Y libros de inglés


martes, 13 de noviembre de 2012

lunes, 12 de noviembre de 2012

SAN TELMO, muestra Fotográfica por Carlos Alejandro Nahas (Noviembre de 2012)


NOVEDADES EDITORIALES - BASTA DE POESÍA DE JACQUELINE GOLBERT



Los poemas y monólogos de Jacqueline Golbert tienen reminiscencias de Bukovski, pero también de Raúl González Tuñón. En ellos están las escenas cotidianas desde un costado entre naif y provocador, pero también la ciudad de Buenos Aires como escenario para episodios fatídicos o grotescos, absurdos o desgarradores.
      “Basta de poesía”, editado por La Parte Maldita es una colección de textos inclasificables que van desde la prosa poética al microcuento y recorren los temas esenciales: la infancia, la adultez, el amor y el desencanto con una voz que escapa del arquetipo femenino.
    Jacqueline Golbert nació en Buenos Aires en 1989. Estudió Periodismo y también teatro con Héctor Bidonde. Basta de poesía es su primer libro. Se consigue a través del Facebook de la autora o en Punto de Encuentro de revistas culturales (Corrientes 3307, Abasto).

viernes, 9 de noviembre de 2012

LEALES Y PAMPEANOS, por Irene Avilés, de Buenos Aires, Argentina



Es cierto: en apenas dos segundos pueden pasar por la mente los recuerdos de toda una vida.
Dorita y yo éramos amigas y también integrantes de la barra, muchas chicas y todas con hermanos varones que a su vez tenían amigos que, atraídos por las mujercitas llegaban a integrar la Barra, agregándose a los  “Cuidadores” familiares.
Era una época  jodida para nosotras: vigiladas por padres, madres, hermanos y amigos, con prohibiciones más que nada maternas y cuando una preguntaba ¿Porqué? Recibía un rotundo e inapelable ¡Porque no!
Pero tuvimos suerte, estábamos desesperadas por conocer ese lugar que todos alababan, que según los muchachos y algunas chicas era muy piola, tenía fama y ese misterio que lo rodeaba ya que, nadie nos decía como era, pero Dorita lo volvió loco al hermano hasta que consiguió que él aceptara llevarnos: problema resuelto con las madres.
Nos vestimos de primera y partimos a encontrarnos con el chaperón en la Plaza de Avellaneda porque antes tenía que ir a otro lado, pero llegó, de mala gana pero llegó. Caminamos dos cuadras y de repente estábamos adentro.
El lugar pegó una patada a mis ilusiones: un galpón inmenso, oscuro, lleno de gente a las cuales les veía las caras de milagro, y estaban tocando rock. A Dorita y al hermano los perdí en el momento, traté de abrirme paso hacia una puerta que estaba a mi frente por donde entraba algo de luz, debía se una Cantina, Bar o cualquier cosa, me daba lo mismo. En aquella época yo no decía una palabrota ni de milagro,  pero me hubiera gustado hacerlo para dedicárselas a los  que nos hablaron tan bien de ese horrendo y sórdido espacio para bailar Rock  y además con nombre folklórico, incongruente.
Me paré bajo el dintel de luz y miré la multitud que bailaba afanosamente,  con gran entusiasmo ¡Yo quería irme! Pero sola no podía y quien sabe cuando encontraría a mis amigos.
De repente oí otra música, no rock, ya ni me acuerdo, pero sé que me resultaba más tranquila en ese caos, Tal vez sería Elvis, Los Panchos que tampoco me gustaban, sí, sí, yo era rara nunca encajé en muchos lugares,  pero trataba.

jueves, 8 de noviembre de 2012

FRUSTRACIÓN, por Eva Marabotto, de Buenos Aires, Argentina



Desde chico Lucho había querido ser muchas cosas. Bombero y policía, como todo pibe. Cajero de supermercados. Vendedor de burbujas en alguna esquina de Buenos Aires. Pero pesó más la tradición familiar y a los 18 nomás su papá le consiguió un puestito en la línea en la que él trabajaba. Empezó en una oficina contando las monedas, pero ni bien lo vieron bien despierto lo pusieron a manejar el interno 24.
            Enseguida se entusiasmó con aquel trabajo. Era de los que se arrimaba al cordón para permitir que bajase una viejita, pedía un asiento cuando subía una mamá con un bebé y saludaba con un “Buenos días” a cada uno de los pasajeros. Hacía siempre el mismo recorrido entre Wilde y Recoleta, y a fuerza de cortesía y buenas maneras se había hecho su clientela.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

¿POR QUÉ ABANDONAMOS A LOS VIEJOS? ©, por Myriam Jara – La Eterna Poeta Disconforme, de Buenos Aires, Argentina



Cuatro guardias de 24 hs encerrada en un hospital me volvieron más vulnerable y sensible, aún. No es novedoso que en los hospitales públicos se conoce el rostro de la miseria, carencias afectivas y materiales. Las materiales, bueno, se pueden “digerir” pero…las afectivas ¡NO, ME NIEGO!
Esta es una historia entre tantas.
La dulce anciana Clarita de bellos ojos azules, mujer culta y de determinado poder adquisitivo, ingresa al quirófano y me regala una sonrisa amplia, me pide disculpas, me explica que siente vergüenza por no tener la dentadura puesta. Yo le digo que no se preocupe, que igual su sonrisa no pierde brillo, que la mía no es tan bonita como la suya pero tengo la suerte de cubrirla con el barbijo.
Clarita, con sus 91 años, apuesta por la vida y se entrega, resignada, a un grupo de desconocidos pero que ella intuye como los “salvadores” que la regresaran al triste geriátrico donde sus “adinerados” hijos la han confinado a pasar los últimos años de su vida.
Sin importar que tan lujosa pueda ser la residencia para “mayores”, es sólo eso, una residencia alquilada, un asilo que se asemeja al viejo baúl donde guardamos lo que ya no necesitamos pero que no nos atrevemos a arrojar a la basura porque alguna vez significó algo, porque alguna vez nos resultó útil. Y allí convive Clarita, con otros pares y compañeros de soledad, recorriendo los metros finales que la suerte quiera, en su bondad, regalarle.

martes, 6 de noviembre de 2012

APASIONADA © por Lilian Viacava, de Montevideo, Uruguay



Desatas los corceles de mi pasión
con tu voz, con tu palabra...
me asedia ígneo el verbo
que conjugas para mi
y vuelvo a amarte,
en la humedad de tu boca
es donde nace la vida
y crece en tus ojos
como una enramada
que nos ata al deseo...

lunes, 5 de noviembre de 2012

NOVEDADES EDITORIALES - LAS BALADAS DEL AJO DE MO YAN


El anuncio del Premio Nobel de Literatura concedido a Mo Yan motivó la llegada en aluvión de sus obras a las librerías argentinas. Hasta ahora el autor era conocido en el país a raíz de la adaptación que el director Zhang Yimou hizo de su novela La familia en la película Sorgo Rojo. Ahora su voz es la que lo presenta.
            Las baladas del ajo es una novela épica que cuenta la rebelión de los campesinos chinos a los que el gobierno anima a plantar ajo para luego rechazarles la cosecha. en la que la belleza está descrita con lirismo y la brutalidad con un realismo estremecedor. Una tragedia oriental que nos introduce en una China recóndita y contemporánea, que aún continúa siendo una desconocida. "Las baladas del ajo” no se ajusta a la forma del poema épico, pero tragedia y ensoñación, drama y sensibilidad, se conciertan para elaborar una obra áspera y delicada, con una violencia ancestral y una ternura reservada a las grandes tragedias, que se abastecen de los estratos más profundos de una cultura", escribió Rafael Narbona en ocasión de la edición en español del libro.
            Mo Yan (Guǎn Móyè) nació el 17 de febrero de 1955, en la aldea de Gaomi, de la provincia de Shandong, en el noreste de China, en una familia de granjeros. Con sólo 12 años abandonó la escuela y empezó a trabajar.Junto con este texto han llegado a las librerías otras obras del autor, como Grandes pechos, amplias caderas, La república del vino y La vida y la muerte me están desgastando.

viernes, 2 de noviembre de 2012

MEMORIA DEL OCÉANO, por Irene Mercedes Aguirre, de Buenos Aires, Argentina



El hallazgo del viejo baúl lo había conmocionado.  Permanecía, casi ignoto, olvidado, en el cuartito del fondo, donde  se  guardaban  las cosas en desuso. El  hecho había acontecido hacía ya unos días. Entreveradas, como en un bazar persa del sentimiento, sus manos tropezaron con los escarpines de Lucía, su hija mayor, ya casada y con hijos; el primer cuaderno de Francisco, hoy en Estados  Unidos, y el vestido de novia de Ramona, su difunta esposa. Debajo, muy al fondo, un manojo de cartas amarillentas, recibidas a través de los años, desde el otro lado del  Océano.
Fue como reencontrar el pasado, así, todo de golpe, bajo la tapa del vetusto arcón.
Releyó palabras de su madre, de trazo grande y desparejo, por donde circulaban, como torbellinos, el  amor y  la nostalgia por el hijo lejano. Repasó los consejos de su padre, escritos con aquella letra alta y apretada que le era tan propia.  Volvió a verlos de nuevo tal como los conservaba en la memoria, grandes,  fuertes, llenos de energía y calidez.  Ambos habían muerto hacía mucho tiempo, pero en ese momento, se irguieron frente al hijo emigrado como si  estuvieran presentes, con una plenitud de presencia que sólo  pueden alcanzar los seres que se han amado profundamente.

jueves, 1 de noviembre de 2012

HURACÁN DEL ’73 ©, por Carlos Alejandro Nahas, de Buenos Aires, Argentina


Nota del autor: Este cuento se escribió basado en hechos reales

Se casaba el primero de la barra. Y era todo un acontecimiento. Éramos purretes de veintipico y Claudio fue siempre el más adelantado. Así como fueron grandes hitos en nuestras vidas el primer pucho, el debut sexual, el primer cumple de quince y la primera vez en un boliche, ésta era una ocasión especial: nuestra primera despedida de soltero. Y no reparamos en gastos. Corría el austral, y juntamos para la causa común hasta las últimas monedas. Incluso recuerdo haber visto varias de esas de ñandúes.
            Elegimos las mejores pilchas, los mejores autos (en realidad teníamos sólo uno, un Dogde VW blanco que era justamente del que se casaba) y el mejor lugar al que podían acceder pibes de nuestra clase y edad. Un cabarulo que estaba en Directorio al fondo, se llamaba Dollys y por lo que nos contaban, era todo un Edén.
            Primero cena con todo en Tranway, un pub muy cheto que estaba en Emilio Mitre, y con los postres, la sorpresa:
- “Claudio, dije yo, te elegimos el mejor lugar de Buenos Aires”, a lo que todos medio achispados aplaudimos y asentimos con algarabía. “Vas a tener una despedida de soltero de primera, en el mejor cabaret de Buenos Aires” – mentí - .