Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

viernes, 30 de mayo de 2014

CIRCUNFERENCIAS, por Gladys Cepeda, de Avellaneda, Argentina

subió el último escalón
sello su nombre frente al espejo
colgó lo que quedaba de su sombra en el perchero
cuando aun tenía sus huesos en forma

el tiempo ya gastado lo sostenía de un hilo invisible

jueves, 29 de mayo de 2014

BUSCANDO A WILLY LOMAN, por Eva Marabotto, de Buenos Aires, Argentina


Algunos dicen que hay un método. Que basta con creerse Príncipe de Dinamarca para comenzar a plantearse dilemas existenciales. Que cuando te pensás gigante tu estatura crece desmesuradamente y podés ver más allá de las nubes. Una vez conocí a alguien que podía cambiar el tono de voz, la gestualidad e incluso la mirada para convertirse en un niño, un viejo o un idiota en el transcurso de una misma conversación. Pero ése no es mi caso. Lo mío es el estudio y la concentración. Un trabajo minucioso, diría que de orfebre, que me convierte en aquél que me toca ser. Salvo que sea el maldito Willy.

viernes, 23 de mayo de 2014

FELIPE Y LOS BESOS (NO), por Alfredo Nazca*, de Rosario, Argentina

Me acuerdo que fue para septiembre, momento del año en que la mayoría ya empieza a olvidar el frío del invierno y se detiene a pensar en la rapidez con la que pasa el tiempo.

En eso en que los bares o los cines comienzan a llamarse ríos y playas, las estufas, ventiladores de techo, los cafés, gaseosas con pajita, los sacos de lana, bermudas de algodón, época del año en que el humo ya ha dejado de salir de las bocas de la gente y de las chimeneas de las casas que se pierden en medio de la ciudad, franja temporal en donde las primeras madres sienten que ya es hora de abrir los toldos de lona o de chapa, que ya es hora de desafiar a este mismo sol de siempre, que se viene tan estruendoso, tan repentino y difícil... ¡chus!... el sol en la vista nos hace estornudar y nunca pude saber muy bien por qué.

miércoles, 21 de mayo de 2014

PITUSA SOBRE LOS ARBOLES, por Pastor Aguiar, de Estados Unidos (nativo de Cuba)

Aún revivo una y otra vez aquellos paisajes mágicos. El batey de ocho o diez casas, escribiendo su caprichosa navegación en los días de sol, narrando el paso de los ciclones en antiguos caballetes, anunciando en el verdiclaro ruedo de la yerba, el estado del tiempo. De un lado a otro era encinchado por el rojo trazo de la guardarraya, que nacía en el Callejón Hondo y después serpenteaba entre cañaverales hasta muy allá, donde el potrero. Al fondo la arboleda con los caimitos inalcanzables, los zapotes escondiendo su dramático nervio y mangos y caniteles cobijando cafetos, nidos de gallinas y juegos de nosotros.

martes, 20 de mayo de 2014

LO QUE TRAJO LA NOCHE, por Salvador Alario Bataller, de Valencia, España

Para nosotros, la mujer se llamará simplemente María. Tal vez no tenga el menor interés que fuere hermosa o inteligente, que no son, en modo alguno, dones magros; pero lo que sí incumbe para la presente historia son sus miedos, sus desvelos y sus noches.

viernes, 16 de mayo de 2014

EL PASTOR, por Pastor Aguiar, de Estados Unidos (nativo de Cuba)

 El ateje lo apoyaba en su tronco de imponente vigía. Las piernas alargadas hacia la hondonada de cuero de buey y yerba fina; en la mano derecha una vara, con la que espantaba piedrecillas  y de vez en vez se azotaba las puntas de los zapatos de yagua, varados al borde de un trillo, que desde el rancho, ondulaba por los yerbazales y se perdía hacia la salida del sol. Par de kilómetros al frente espejeaban unas colinas salpicadas de yuraguanos y almácigos raquíticos, con algunos cayos de marabú intercalados. Por la izquierda el jucaral de Arango, repleto de mancaperros y zarzas. Por la derecha, el rancho encerrado en la arboleda, con su techo de hojas de palma real y caballete de yaguas, asomándose a los retozos del tiempo.
Por detrás, fuera del ateje, un centenar de carneros descabezaba el yerbazal de cada día con apuro inacabable. Cuatro o cinco machos garañones. Decenas de hembras repartidas entre una treintena de críos de variado tamaño. Algunos quebraban al horizonte con mil saltitos. A veces una racha escapada se reintegraba traviesamente al núcleo principal al caerles encima aquel silbido como un látigo. Otras, un macho atacaba algo verde más allá, seguido por su harén y otra vez la cuerda caliente y brillosa del silbido los ataba, redondeando la masa.

jueves, 15 de mayo de 2014

EL MAGO, por Eva Marabotto, de Buenos Aires, Argentina


A mi Papá, “El Negro” de Pellegrini, con amor

Los asombrosos trucos del Mago Amir constituían la atracción principal de la kermés que cada año se organizaba en el pueblo, en la Fiesta de la Virgen patrona de Pellegrini. La gente esperaba la fecha con deleite y durante toda la semana colmaba los espectáculos del enigmático personaje que nadie sabía de donde llegaba pero aparecía puntualmente para fascinar a chicos y grandes con juegos de manos y apariciones de conejos y palomas.

miércoles, 14 de mayo de 2014

EL AVANCE DE LA SOMBRA, por Nechi Dorado, de Santa Teresita, Argentina

Ilustración: “Pueblo muerto” de la artista plástica argentina Beatriz Palmieri

Es sorprendente notar qué tipo de amalgama existe entre la degradación y la tristeza. Esa tristeza que nos hace pensar de qué manera se regresa indemne a los momentos previos a tanta decadencia si es que hay, realmente, pasaje de regreso.

martes, 13 de mayo de 2014

lunes, 12 de mayo de 2014

DOCUMENTAL – PERONISMO – LA MEMORIA SILENCIADA – JORGE RULLI



Hoy hacemos una excepción a nuestro espacio de recitados para estregar este documental imperdible. Un reportaje a Jorge Rulli, miembro de la Primer Resistencia Peronista que cuenta los años duros de la Argentina. Imperdible.

PARA VER Y ESCUCHAR EL DOCUMENTAL IR AL ENLACE DE ABAJO.
https://www.youtube.com/watch?v=n7NriXFZSM0

viernes, 9 de mayo de 2014

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER - Poesía eres tú, por Vicente Adelantado Soriano, de Valencia, España

Publicado con anterioridad por la Revista Literaria “Letralia”, con expresa cesión de los derechos por parte del autor


-¿Sabe? Si hubiera estado de vacaciones, o jubilado, ahora estaría en Noviercas buscando su casa, o tal vez de pie ante ella. Sí, me hubiera gustado mucho ir a Noviercas. Aunque también tenía pensando alargarme hasta Veruela y pasar allí un fin de semana; o, lo más improbable, ir a Sevilla y buscar la casa donde nació usted, y acercarme luego a su a su tumba, y a ese remanso soleado del río donde deseaba descansar usted. Es probable que con el tiempo haga todo esto. Aunque siempre me resulta un tanto frustrante ir a casa de los escritores o de los músicos. Siempre que hago alguno de estos viajes me acuerdo de la primera vez que visité el castillo de Sagunto. Era yo una criatura de pocos años. Estaba, pese a ello, embebido de películas de romanos, cosas de la época; y casi lloré entre los muros del castillo al no ver por allí  espadas, lanzas, capas, escudos, gladiadores, ni leones, ni nada de nada. En el foro, en la ciudadela y en los caminos no había más que piedras, piedras de todos los tamaños, hierbas, hierbajos y lagartijas. Qué decepción. Qué tristeza. El ulular del viento en las saeteras parecía el gemido que no me atrevía a lanzar yo.

jueves, 8 de mayo de 2014

EN EL ITALIANO ©, por Carlos Alejandro Nahas, de Buenos Aires, Argentina

Dedicado a mi princesa, María Agustina
Salí de la sala cual torbellino
Todos asistieron pasmados
A la belleza de tu pequeñez
Con premura y sin tino
Me conminaron a volver

miércoles, 7 de mayo de 2014

DICHAS DESIGUALES © por Lilian Viacava, de Montevideo, Uruguay

soneto endecasílabo

Dime Oh Dios cuál ha sido la jornada,
en qué camino me ciñó la estrella
cuyo orgullo ha vencido la centella,

atravesando mi zona sagrada.

martes, 6 de mayo de 2014

PERDIDO POR PERDIDO, por Irene Avilés, de Buenos Aires, Argentina


A Oliverio con toda humildad
Al bajar el mínimo escalón de la vereda tuvo un presentimiento indefinido, algo que le subía desde el estómago desenfocando de manera insólita todo lo que veía, pensó que la causa era no haber desayunado por el apuro, siempre el apuro, siempre el cansancio.

Caminó dos cuadras en dirección a la boca del subte de San Juan y Bernardo de Yrigoyen y  repentinamente sus oídos se abrieron a los ruidos de la calle; bocinas, sirenas de ambulancias, motores de camiones, colectivos, bombos de piqueteros que bajaban por la autopista. Esa autopista y las máquinas que trabajaban en ella con sus rugidos, alargándola, retorciéndola y haciendo desaparecer el poco verde que aún quedaba.

viernes, 2 de mayo de 2014

MIENTRAS EL LOBO NO ESTÀ, por Irene Avilés, de Buenos Aires, Argentina

A Claudia R. Gracias

Los niños somos muy malos, crueles y a veces tenemos la suerte de borrar de nuestro camino a seres y cosas sin el menor remordimiento de nuestra parte.

jueves, 1 de mayo de 2014

CAROLA, por Eva Marabotto, de Buenos Aires, Argentina


Vea, en ese entonces en el pueblo había más gente. Fíjese que el tren pasaba una vez a la semana y la gente aprovechaba para ir a Buenos Aires a visitar parientes. Las señoras también viajaban al comienzo de la temporada para ver las grandes tiendas y comprarse los últimos modelos de vestidos y sombreros. Calcule usted que entre los empleados del ferrocarril, sus familias, los comerciantes, las maestras de la escuela vivían acá unas 300 personas, muchas más que ahora. Eso sí, todas se conocían.

Fue por esa época que llegó la Rubia. A mediados de la década del 30. yo era pibe pero me acuerdo bien porque en ese entonces las mujeres no andaban solas. Ella llegó con sus cosas y se instaló en una pieza que le alquiló a doña Aída, enfrente de la plaza. Lo primero que contó es que era de Bocayuva. Usted, sabe, un pueblo de mala muerte a pocos kilómetros de acá.