Esta página intenta ser un espacio multicultural donde todas las personas con inquietudes artísticas, en cualquier terreno que sea puedan publicar sus creaciones en forma libre y sin ningún tipo de censura. Son bienvenidas todas las muestras de las bellas artes que los lectores del blog nos quieran acercar. El único criterio válido es el de la expresividad, y todo aquél que desee mostrar sus aptitudes no tendrá ningún tipo de censura previa, reparos o correcciones. Este espacio pretende solamente ser un canal más donde los artistas de todas las latitudes de nuestra Iberoamérica puedan expresarse. Todas las colaboraciones serán recibidas ya sea en nuestro correo todaslasartes.argentina@gmail.com o bien en nuestra página en facebook denominada "Todas Las Artes Argentina" (Ir a http://www.facebook.com/profile.php?id=100001343757063). Tambièn pueden hacerse amigos de nuestra Página en Facebook yendo a https://www.facebook.com/pages/Todas-Las-Artes-Argentina/249871715069929

martes, 26 de julio de 2016

CARTAS A PLINIO EL JOVEN III, por Vicente Adelantado Soriano, de Valencia, España


Ludovicus Plinio suo salutem plurimam dat.. Estas palabras de una de tus cartas me han hecho reflexionar, brevemente, sobre si en muchas de las “opiniones” vertidas hoy en día, en algunos medios de comunicación, hay falta de amor propio, de miedo o simplemente de la más elemental de las educaciones. Estas “opiniones” en demasiadas ocasiones no son sino verdaderas groserías, zafiedades, cuando no salvajadas propias de otra época, si es que la hubo. Hay gente tan pobre de espíritu, de educación, y de humanidad, que necesita del anonimato, o de la compañía de otros, para atreverse a sacar la podredumbre que lleva en su interior. No menos cierto es que otros, amparados en la inmunidad del poder, y en la chulería, faltan al respeto a toda persona bien nacida, pues no hablan sino para ofender.

Se escudan, unos y otros, en la santísima libertad de expresión. Es el comodín que se utiliza actualmente para todo tipo de despropósitos, como lo era, para el poder, en otros tiempos, acusar a alguien de judeo-masón, de comunista o de terrorista. Cada época tiene sus tópicos. Y sus fobias. Es decir sus justificaciones para hacer lo que le viene en gana sin rendir cuentas. Basta con utilizar la palabra clave.

Todo esto viene esto a cuento, querido Plinio, de las “opiniones” que, recientemente, se han difundido por las redes sociales como consecuencia de la muerte de un torero, en la plaza, durante un festejo en Teruel. Vaya por delante, para evitarnos mal entendidos, que no me gustan los toros, ni, por supuesto, los festivales taurinos. Por mucho que me los adornen hablándome de Creta, del minotauro, de los posibles festivales donde jóvenes esbeltos saltaban, sin más armadura que un taparrabos, por encima del toro cogiéndose, previamente, de sus cuernos, etc., etc. Ni aun así me gustan los toros. No resulta difícil imaginar la enorme cantidad de destripados que quedarían en la cretense arena. ¿Era así? ¿Es cierta la existencia de esas proezas o son una metáfora sobre los posibles sacrificios humanos que se realizaron durante una lejana época? Algo parecido al tributo de las doncellas al minotauro. Se emparenta ese tributo, por supuesto, con las luchas de gladiadores y con la muerte, violenta, en el circo. Estas luchas son, por supuesto, sacrificios humanos. Quizás aplicar aquellos sacrificios a los toros actuales sea una barbaridad; no lo sé. Pero a mí me lo parece, que es una barbaridad.
Creo recordar que fue Agustín de Hipona quien se decantó, en un momento determinado de su vida, por no asistir a los espectáculos de gladiadores. Y creo recordar que, una vez, por mediación de unos amigos, cayó de nuevo en la tentación. Se dejó llevar al anfiteatro; y sin percatarse se volvió a recrear en el atractivo de la violencia y de la sangre. Sí, es como si estos espectáculos sacaran lo peor de cada uno de nosotros, aquello que es mejor que no florezca como no sea para arrancarlo de raíz. Te lo digo porque una vez, a través de la televisión, también obligado por la compañía, vi un combate de boxeo, donde hay sangre, poca, pero no muerte. Y para el caso es lo mismo: me di cuenta, a los pocos minutos de iniciado el combate, de que estaba gozando con aquellas salvajadas que veía a través de la pequeña pantalla. Y me estaba asqueando de mí mismo. Abandoné la sala, pues no quise, ni por un momento, participar de tamaño espectáculo.
Ignoro lo que hace falta tener en la cabeza, y en el corazón, para recrearse y disfrutar con el enfrentamiento, a muerte, entre dos personas. No creo, no obstante, que ninguno de los taurinos disfrutara con un combate de gladiadores, ni creo que sea equiparable la muerte de un toro a la de una persona. Que alguien, y han sido más de uno y de dos, sea capaz, a través de las redes, de insultar a una persona muerta, al torero, por matar toros, de denigrar a su mujer, a sus parientes, y a todo cuanto se les ha puesto por delante, no da cuenta sino de la perversión de los tiempos. ¿Tan malo era este torero que la humanidad estará mejor sin él? No lo creo. Estaría mejor el mundo, desde luego, sin algunas opiniones, sobre este caso, y algunos otros, vertidas por las redes y los periódicos. Y estaríamos mejor con un poco más de respeto y educación. Tenemos una enorme deficiencia en educación, y esa carencia no es achacable a los recortes.
No creo que el maltrato animal tenga ninguna justificación. Aun así, querido Plinio, siendo yo un estudiante de 3º o 4º de bachiller, tuve un profesor de Formación del Espíritu Nacional, ¡qué tiempos aquellos!, que nos contó, quizás en un intento de europeizar a España, que los niños españoles no éramos unos salvajes por tirarles piedras a los perros: ello se debía a que los perros eran portadores de la rabia, y los mayores educaban a los menores en la necesidad de apartar de ellos a los canes. De ahí las piedras, los palos y los gritos. No recuerdo que nunca nadie me hiciera semejante reflexión. Y, desde luego, de crío, en el pueblo, perseguí a perros y gatos por eras, campos y bancales. Por pura diversión. Y sí, era muy divertido. No creo, sin embargo, que fuéramos ni salvajes ni menos personas que nuestros vecinos del norte. Éramos, sí, mucho más pobres.
No me convenció el razonamiento de mi profesor de Formación del Espíritu Nacional: dejaba muchas cosas por explicar. Siempre he vivido por la zona del Mediterráneo, y siempre en pueblos con mucha afición a los toros. Desde muy pequeño he visto toros embolados. Tengo que confesarte que me dan pánico. No entiendo cómo hay gente que se atreve a ponerse delante de ellos, ni qué diversión se puede sacar de semejante cosa. Pero es que, además, con la excusa del toro embolado, he visto verdaderas salvajadas con los animales. Una vez, en un pueblo de cuyo nombre no quiero ni acordarme, a un grupo de jóvenes se les ocurrió meter en un saco a diez o doce gatos. Y cuando la gente estaba en la plaza, junto a los burladeros, tranquilamente esperando la llegada del toro, los rociaron con gasolina, les prendieron fuego y los soltaron. El susto de la gente fue mayúsculo. Y ya te puedes imaginar cómo quedaron los pobres animales. A mí, la verdad, aquello no me hizo nada de gracia, y aquel grupo de amigos me parecieron verdaderos salvajes. Pero no quedó ahí la cosa. En aquel pueblo se esperaban a que la gente saliera del cine para comenzar el toro embolado. Una noche, unos jóvenes se apostaron tras una fuente que había frente a la entrada del cine. Cuando quedaban pocos espectadores por salir, una pareja de ancianos, comenzaron a sonar una esquila, encendieron los focos de una moto, y empezaron a gritar como si los persiguiera el toro. La pobre anciana, no viendo donde esconderse, ya habían cerrado el cine, estuvo al borde infarto. Y el marido lanzó contra aquellos bestias todos los insultos y denuestos que le pasaron por la cabeza, y que no fueron pocos.
Otra diversión de antaño consistía en coger ratas vivas, atarles al cuerpo varios petardos, y soltarlas en las entradas de algunas casas, siempre abiertas. Ya te puedes imaginar cómo quedaba el pobre animal y las paredes de la casa. Por supuesto que estas hazañas siempre se hacían en grupo. Jamás en solitario. Así que uno debía ser un poco cuidadoso a la hora de escoger amigos, y a la hora de plantarse y decir no. A veces hace falta mucho valor para ello. Y más, aunque te parezca mentira, cuando uno es un crío de pocos años y menos recursos. Lo mismo sucede con las redes sociales.
Por si esto fuera poco, una vez mi padre me llevó a la plaza de toros de Valencia. Vimos una novillada. Y un grupo de enanitos corriendo delante del toro. El torero era tan malo que, cuando entró a matar, le clavó la espada a la vaquilla en el anca derecha. La muerte de aquel animal fue una carnicería completa. Nunca creí que costara tanto matar a un bicho. Tengo que decirte que terminé por aborrecer aquello. Y no entendía que aquel grupo de enanitos se prestaran a que se rieran de ellos de una forma que a mí me pareció cruel e inhumana. Se lo comenté a mi padre. Y este fue muy gráfico: “más cornadas da el hambre” -me dijo.
Ya de mayor leí la biografía de Juan Belmonte escrita por Manuel Chaves Nogales. Un libro muy recomendable de un autor al que querían fusilar las derechas, y al que las izquierdas lo veía “fusilable”. Ignoro cuántos, como Belmonte, se hicieron toreros para huir de la miseria y del hambre, o cuantos han subido al ring por lo mismo. Pero no creo que ni unos ni otros se merezcan los insultos y las descalificaciones que circulan por las redes amparadas en la libertad de expresión. Mucho más animal, más que los propios toros, me parece el energúmeno que le escribe a una madre que le salió la lotería el día que a su hijo lo reventaron con una bomba en un tren. En este comentario, como puedes ver, hay de todo: respeto, miedo, amor propio y educación, mucha educación y consideración al prójimo. No creo que merezca más comentario. Es suficiente con lo dicho.
Estas discusiones, con ciertas salvedades, me han recordado las habidas hace algunos años: entonces se puso de moda “hacerle la guerra” a los juguetes de guerra. Un día estaba con un sobrino mío en un parque. El niño llevaba una pistola de plástico; y el necio de turno la tomó como excusa para encararse conmigo. Lo hizo como si yo estuviera entrenando a una especie de Rambo o a un asesino múltiple en potencia. Se puso tan agresivo que casi llegamos a las manos. Fue lamentable. Yo he jugado siempre, de niño, con espadas de madera, arcos, flechas, pistolas y puñales. Y me tengo por una persona razonablemente pacífica, y muy poco amiga de meterme con nadie. Además, sabía que, de niño, cuando le disparaba a mi primo, por mucho que él se dejara caer en el suelo llevándose las manos al corazón, se levantaría en cuanto me pusiera encima de él y comenzara a hacerle cosquillas, situación que, al parecer, ignoran algunos mayores. Una cosa, pues, es que no nos gusten los toros, y otra muy distinta denigrar a una persona, máxime cuando ha perdido la vida. Por otra parte, como decía Azorín, se puede criticar todo sin insultar ni faltarle el respeto a nadie, ¿no crees? Azorín, como tú y tu tío, no está de moda, por supuesto. Pero eso no impide que también todo el mundo tenga derecho a leer, tanto como a opinar. A veces es conveniente comenzar por lo primero. Vale.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada